Archivo de la categoría: Manuel Machado

Manuel Machado: “!Muy bonito!”

Se matan y se matan…
Se diría
que esto no tiene ya ninguna clase
de importancia. En el fondo,
hacen hoy en un día
lo que antes en un siglo. Es otra fase
del planeta, y no más.
Y no más… Pero
siempre al fin del discurso está el acero.
En verdad, poca cosa avanzamos, o nada.
Mató Caín a Abel, como sabemos.
Y desde entonces, hemos
perfeccionado en general… la quijada.

Manuel Machado: “A Francia. En la persona de nuestro ilustre huésped R. Poincaré”

Si, a veces, como niños, vinimos a las manos
-Ruyard Kipling lo dice, sincero como un niño-,
en la ingenua pelea se acrisoló el cariño,
¡y la sangre era una, porque somos hermanos!

Hermanos en la sangre y en el alma latina,
Alegría del mundo, serena, clara y fuerte,
Que adora sobre todo la Belleza, y camina
Al ideal, burlando, con gracia, de la muerte.

Vuestra gloria y la nuestra la misma historia narra…
Cuanto es para vosotros bello y noble y gallardo,
Gallardo y noble y bello para nosotros es…

Es vuestro y nuestro el Grande Enrique de Navarra,
Y el sin miedo y sin tacha caballero Bayardo
No sabemos si era español o francés.

Manuel Machado: “A Francia, hoy”

Francia, divina Francia, jardín y corazón
de Europa, redentora de todas las fealdades
que agobian a la pobre Humanidad. Razón
única entre las grandezas y las ruindades;

Francia, que no has perdido la divina sonrisa
en medio de la hoguera horrísona, sabiendo
que por encima de la llama y el estruendo
y el Deutschland über alles se escuchará tu risa…

Francia inmortal, que riegas de sangre generosa
la rosa que va a ser, la inverosímil rosa
inmarcesible por las centurias sin fin…

Vencedora segura en la Última guerra…
Salve, en nombre de todos los buenos de la Tierra.
Francia, divina Francia, corazón y jardín.

Manuel Machado: “Al mariscal Joffre, vencedor del Marne”

Este que veis aquí, grave y sereno,
Con la tranquila majestad del roble,
Fue el paladín más noble de lo noble,
Como otro Alonso de Quijano, el Bueno.

Por los eternos bárbaros hollada,
Francia inmortal le dio su espada un día,
Y él escribió aquel día con su espada
“vivir”, “vencer”, donde “morir” decía.

Salva a orillas del Marne fue la Tierra,
Y alzó el caudillo la divisa fuerte
Que en tres palabras toda gloria encierra:

Titán feliz, porque domó a la Suerte.
Gran capitán, porque venció a la Guerra.
Héroe inmortal, porque mató a la Muerte.