Archivo de la categoría: Carrasquilla-Mallarino

Carrasquilla-Mallarino: “Durante la Batalla de Francia ” (c. 1915)

¡Canta la primavera sobre la muerte! Canta
el viejo sol los himnos de su lira de oro
sobre la tierra madre, que ha bañado ya tanta
sangre joven y fuerte. Canta el cañón sonoro
su epicinio de fuego, que ensordece y espanta;
y vibra todo y bulle, en resonante coro,
como en apocalipsis que un nuevo mundo infanta.

El poliforme hierro y la química loca,
el ala temeraria que ha domeñado el viento
y el cetáceo fantasma de la hondura, que evoca
a Leviatán, son voces del terrible concierto.

¿Es, acaso, la trompa del arcángel que llama?
¿Es que se agita el polvo de los siglos en esta
batalla de los pueblos y las razas, que inflama
una ira suprema? …
Quizá la enorme gesta,
que suma y multiplica todos los cataclismos,
es como la avalancha de seres y de cosas,
que, rompiendo mil leyes hasta aquí misteriosas,
ruedan enajenados hacia negros abismos.

Mas si la musa canta como la primavera
esta hora de muerte,- la más grave de todas
las hasta aquí vividas- palpitará en sus odas
la fé más anhelante de quien la luz espera
de Dios.
Y mientras chocan los hierros, mientras muere
tanto inocente esclavo de torva disciplina,
el poeta, de hinojos ante la luz divina,
entona humildemente su viril Miserere.

Poema escrito en París. Claramente modernista, de la época postdariana, sin apenas influjo de las nuevas corrientes poéticas. No hay una toma de partido, a pesar de que se le supone francófilo, sino que la reflexión es más honda, basada en el sufrimiento y el dolor como forma de purificación posible en la fe de Dios.

Lo alemán queda bien caracterizado en palabras como “hierro” y expresiones de la época como “química loca”. El avión es “el ala temeraria que ha domeñado el viento”, y el submarino es “el cetáceo fantasma de la hondura, que evoca / a Leviatán..:”.